Cuida de tu salud con ALOE VERA

Actualizado: ene 20


La medicina china fue la primera en utilizar el aloe, al que se refería como “la planta de la inmortalidad”. Hasta Gandhi aseguraba que en sus largos ayunos lo que le sostenía era su inquebrantable fe… y el aloe vera, que descubrió en Sudáfrica.

• El aloe vera es una de las plantas más completas que existen sobre la faz de la tierra. Contiene 75 nutrientes, incluyendo 20 de los 22 aminoácidos que necesita el ser humano (7 de los 8 esenciales), vitaminas, minerales, saponinas, ácido salicílico...

• El jugo del aloe vera puro beneficia en profundidad e íntegramente todo el aparato digestivo, de principio a fin (desde llagas bucales hasta las fístulas anales, pasando por gastritis, colitis ulcerosa, colon irritable...), desde donde irradia beneficios al resto del organismo (inmunidad, estado anímico...).

• Beber jugo de aloe vera cada día es suficiente para mejorar tu salud.

Más allá del uso tradicional que las distintas medicinas le han dado a lo largo y ancho del mundo, y de los testimonios de quienes lo consumen, la ciencia hoy día corrobora punto por punto sus cualidades nutricionales, preventivas y curativas.

Te ayudará a mejorar drásticamente todo lo relacionado con los procesos digestivos (digestiones pesadas, gases, acidez estomacal, reflujo gástrico…), e incluso a tratar situaciones más complejas como el colon irritable, colitis ulcerosa, etc. Y como beneficios extras, a combatir el daño de los radicales libres, a reforzar tu sistema mb-3 inmunitario y a reducir el exceso de lípidos en la sangre.

Y todo de una forma natural y sencilla.

El aloe vera es una fuente de salud natural. El gel que se extrae del interior de sus hojas es un alimento de primer nivel con más de 75 nutrientes detectados. Su composición incluye, como señala la Organización Mundial de la Salud (OMS), aminoácidos, polisacáridos (acemanano, glucomanano…), fibras, lípidos, vitaminas, minerales, fitonutrientes, esteroles vegetales, taninos, enzimas… etc. etc

Además, sus usos relacionados con la salud son muy variados y cada día los científicos descubren nuevos efectos positivos.

Nada tan fácil como realizar una rutina muy sencilla: tomar tres traguitos de aloe vera al día para acabar con la acidez y el reflujo, mejorar radicalmente todo lo relacionado con la digestión, evitar gripes y catarros, facilitar el tránsito intestinal, reducir el exceso de lípidos en la sangre y mejorar su estado físico general.

Hay plantas que necesitan cuidados y plantas que te cuidan a ti

El aloe vera es probablemente una de las plantas más completas que se pueden encontrar en la naturaleza. Sus usos relacionados con la salud son muy variados y cada día se descubren nuevos beneficios para el organismo.

En lo que se refiere al sistema mb-3 digestivo, la ingesta de aloe vera tiene efectos muy positivos en el tratamiento de enfermedades y dolencias como la colitis, el síndrome de colon irritable, la acidez estomacal y el reflujo. Así lo confirman los estudios realizados en el prestigioso Instituto de Ciencia y Medicina Linus Pauling de California.

El aloe vera ayuda a desintoxicar el organismo, reduce el dolor y la inflamación y regula el tránsito intestinal tanto en casos de estreñimiento como de diarrea. Investigaciones recientes demuestran que puede mejorar notablemente el estado de pacientes con infección por Helicobacter pylori, úlcera gástrica o colitis ulcerosa.

Además, ciertos elementos presentes en su composición, como el acemanano o el aloérido, mejoran la respuesta inmunitaria del organismo y convierten al aloe vera en un poderoso aliado contra toda clase de virus, bacterias y hongos.

Por otra parte, el aloe vera posee fructanos naturales que contribuyen al aumento de las bifidobacterias beneficiosas de la flora intestinal, actuando por tanto como potenciales prebióticos y reforzando así la inmunidad.

Esta es la razón por la que se está investigando su papel como complemento natural de apoyo en pacientes con cáncer que sufren inmunosupresión durante la quimioterapia, así como su potencial para prevenir y tratar esta enfermedad gracias a sus propiedades inmunitarias, antioxidantes y antiproliferativas.

El gel de aloe vera reduce los niveles de colesterol, triglicéridos y ácidos grasos libres en el plasma, hígado y riñón. Como señala un ensayo clínico realizado con 60 pacientes con hiperlipidemia (exceso de grasas en la sangre) a los que se les administró extracto de aloe vera durante 3 meses y que experimentaron una considerable disminución de sus niveles de colesterol y triglicéridos. Otros estudios preliminares señalan que el aloe vera también normaliza los niveles de glucosa en sangre y de insulina en plasma.

Administrado oralmente, el gel de aloe vera resulta muy beneficioso para tratar las afecciones de la piel, debido a sus altos niveles de vitaminas A, E, C y ácido fólico. Por otra parte, sus aminoácidos, polisacáridos y su aporte de vitamina C estimulan la reparación de los tejidos y aportan los componentes básicos para la síntesis del colágeno. Para tratar problemas de salud bucodental como gingivitis o periodontitis, una buena opción es hacer gárgaras con gel de aloe vera puro.

Para aprovechar al máximo las propiedades del aloe vera hay que observar las siguientes reglas:

1. Consumirlo en forma de bebida.

Cápsulas, píldoras, cremas… Hay muchas maneras de disfrutar de los beneficios del aloe vera, pero teniendo en cuenta que tanto el proceso de fabricación de las cápsulas como el de pasteurización del gel pueden afectar a su composición, yo recomiendo consumirlo en forma de bebida (siempre que esta haya sido obtenida en frío), ya que es el formato que mejor conserva todas las propiedades positivas de esta planta.

2. Asegurarse de que el gel proceda de la variedad Aloe Vera barbadensis Miller.

No todas las variedades de aloe vera son iguales. Aunque existen más de 400 especies, la Aloe Vera barbadensis Miller ha sido la más estudiada y se ha demostrado que posee numerosas propiedades beneficiosas para el organismo.

3. Comprobar que no contenga acíbar para evitar sus potentes efectos laxantes.

En la hoja de aloe vera hay que distinguir dos partes: el acíbar y el gel. El acíbar se encuentra en unos filamentos que hay entre el gel y la corteza de las hojas. El gel es la pulpa que se encuentra en el interior de estas. El problema es que el acíbar posee un componente, la aloína, que le convierte en un potentísimo laxante que puede llegar a irritar las mucosas del sistema mb-3 digestivo. Por tanto, es imprescindible que la bebida que escoja solo contenga gel libre de aloína.

4. Escoger una bebida que sea 100 % gel de aloe vera y no un vulgar extracto del mismo.

Algunas bebidas que se anuncian como bebidas de aloe vera son en realidad una solución acuosa que con suerte llevan un 10% de gel. Lógicamente, ni los nutrientes ni los beneficios son los mismos. Asegúrate que sea 100% gel de aloe vera.

5. Buscar que su calidad esté garantizada con el sello del IASC.

Si la bebida cuenta con el sello del Certificado del Consejo Internacional de Ciencia de Aloe Vera (IASC), puedes estar seguro de que has hecho la mejor elección. El IASC es un organismo fundado en 1981 para proteger al consumidor de falsas afirmaciones y etiquetajes engañosos, por lo que solamente otorga su sello a los productos que cumplen los máximos criterios de calidad.

Deja que la naturaleza te cuide, descubre por ti mismo todos los beneficios de esta maravillosa planta.

Centro Luri acupuntura y naturopatía.


  • Facebook Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
© 2020 Centro Luri Acupuntura. Todos los derechos reservados.
Calle Miguel Allué Salvador, 13, 1º A, 50001, Zaragoza, España.