He aprendido


Que hay una única oportunidad, no hay otra vida.

He aprendido que los humanos vamos a mejor, y eso es fácil de demostrar: cada día somos más en el mundo y vivimos más años, luego debe de haber algo positivo que hace que los seres humanos nos reproduzcamos y vivamos más.

He aprendido que, desde que nacemos, tenemos el instinto de buscar momentos felices, y eso es lo que nos mueve.

He aprendido que, lo más importante es mantenernos conectados unos a otros en las situaciones difíciles para poder superarlas. Y también he aprendido que siempre podemos hacer algo por mejorar nuestra situación.

He aprendido que el dolor no es útil para nada. No es cierto que para aprender haya que sufrir. Un dolor no nos enseña nada, ni la muerte de un ser querido, ni perder un amigo, ni un trabajo. Lo que ocurre es que en el proceso de superar ese dolor, esa pérdida descubrimos en nosotros mismos fuerzas que no sabíamos que teníamos. Aprendemos de nuestra lucha por superar la adversidad, pero el dolor en sí mismo no tiene ningún valor como aprendizaje.

He aprendido que la autoestima es muy importante, es cómo nos consideramos, cómo nos vemos. Pero la autoestima saludable debe estar basada en valores saludables: Nacemos ya con este potencial, si desde pequeños las personas que tenemos a nuestro alrededor reconocen nuestros pequeños avances, desarrollaremos una autoestima sana.

He aprendido que, nuestro equipaje genético tiene un poder muy significativo sobre nuestras aficiones, personalidad, sobre cómo buscamos la felicidad, sobre nuestra resistencia para superar situaciones adversas y al final, sobre el resultado de nuestra vida. Pero …...

He aprendido que esto no quiere decir que no podamos aprender. En realidad, nacemos y nos hacemos.

He aprendido que, ayudar a los demás es muy terapéutico. He aprendido que, ayudar ayuda más al que ayuda que al ayudado. He aprendido que, la soledad no deseada acorta la vida. He aprendido que, el ejercicio físico regular, hace que utilicemos nuestro cuerpo, que estimulemos el corazón, el cerebro y la circulación de la sangre. Además, es un antidepresivo, estimula la dopamina del cerebro y previene la diabetes y la hipertensión. He aprendido que, el optimismo es el ingrediente principal del instinto humano de conservación. He aprendido que, la fuerza que nos impulsa a reinventarnos es la búsqueda de la felicidad. He aprendido que, conectados con otros se vive mejor. La calidad de la vida es, en gran medida, la calidad de las relaciones. He aprendido que, una fórmula eficaz para alegrarnos la vida es, adoptar una dieta regular de placeres sencillos, pequeños gustos y estímulos que nos hagan sonreír. He aprendido que, la satisfacción que nos producen las acciones solidarias es el premio que recibimos por obedecer impulsos naturales. He aprendido que, si quieres conocer a una persona, busca un lugar tranquilo, siéntate con ella y sin prisas, hazle la pregunta clave: "Háblame de ti". He aprendido que, todo lo que se hace de una forma compulsiva no es saludable. Ha aprendido que, tener una buena opinión de ti es indispensable para tu felicidad. He aprendido que, …… puedo seguir aprendiendo.

He aprendido tantas y tantas cosas, sigo aprendiendo. ¿Quieres que te ayude a aprender? Cuenta conmigo y seguimos hablando.

Y tu .... ¿que has aprendido? Dime Desde Zaragoza. Centro luri acupuntura y terapias naturales.


8 vistas
  • Facebook Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
© 2020 Centro Luri Acupuntura. Todos los derechos reservados.
Calle Miguel Allué Salvador, 13, 1º A, 50001, Zaragoza, España.