Un problema que solucionar desde la raíz ... de las plantas

Actualizado: ene 20


Hoy vivimos en estado de permanente estrés. ¡Sin parar! Así es como podría resumirse nuestro día a día. Estrés que se ha transformado en crónico es irremediablemente el punto de partida o el acelerador de muchas de las llamadas “enfermedades de la civilización” (obesidad, diabetes, enfermedad coronaria, hipertensión…). Algunos expertos lo comparan con un estado de desgaste, pero este estrés crónico ya supone un temible multiplicador de los factores de riesgo para esas enfermedades. Los estudios demuestran que, aunque no todas las personas sean iguales desde un punto de vista genético, la acción de un estrés crónico acelera el envejecimiento celular, debilita el sistema inmunitario y aumenta el riesgo cardiovascular, de cáncer y de diabetes en todas ellas. Por ello es imprescindible prevenir el estrés y tratarlo sin esperar a que aparezcan los primeros síntomas. Para ello: 1. Reduce al máximo las fuentes de estrés. Tal vez parezca una obviedad, pero es importante limitar el contacto con las fuentes que has identificado como causantes del estrés. A veces, aunque no siempre resulte sencillo de llevar a la práctica, es necesario tomar decisiones personales que supongan una mejor calidad de vida (por ejemplo, un cambio de trabajo o de lugar de residencia). 2. Disminuye de forma natural el nivel de respuesta al estrés. Cuando la sensibilidad al estrés aumenta, el cerebro suele reconocer como estresantes cosas y situaciones que en realidad no merecen esa respuesta. Unas técnicas basadas en la interacción entre cuerpo y mente (que la ciencia ha validado), permiten gestionar mejor esas situaciones de estrés: meditación de plena conciencia (mindfulness), sofrología, coherencia cardíaca, yoga, acupuntura, hipnosis… Se trata de métodos que ofrecen resultados excelentes y además sin ningún efecto secundario. 3. Evita la trampa de los calmantes de síntesis. La respuesta habitual ante un estado de estrés crónico consiste en tomar ansiolíticos. Se trata de una solución sencilla pero llena de peligros. Tal y como demuestran numerosos estudios, los trastornos de la memoria, del equilibrio y de la atención, así como la adicción y el aumento del riesgo de demencia, son algunas de las consecuencias que les esperan a los consumidores asiduos a este tipo de fármacos. 4. Apóyate en las plantas contra el estrés. Varias plantas medicinales ayudan a controlar los efectos del estrés crónico por medio de diferentes mecanismos: algunas reducen directamente sus síntomas, mientras que otras permiten que aumente la resistencia del organismo frente al estrés. Una sinergia de la acción de estas plantas permite contrarrestar las situaciones más frecuentes ante el estrés. Eso sí, siempre que se opte por combinaciones adecuadas en función de los síntomas que se tengan. Aprender a identificar el tipo de estrés que sufres (por ejemplo, unido a ansiedad, a un estado depresivo o de bajo ánimo, ligado a problemas de sueño…) y así poder encontrar la combinación idónea de plantas medicinales que harán que te enfrentes al estrés de otra forma, proporcionando a tu organismo la ayuda que necesita. El estrés tarde o temprano acaba pasando factura a tu salud, y estas plantas pueden ayudarte a vencerlo.

El conocimiento de las plantas medicinales se encuentra en plena revolución. Investigadores de todo el mundo no dejan de sacar a la luz nuevas propiedades, usos y aplicaciones. Porque la ciencia avanza y puedes aprovecharte de nuevos y constantes beneficios de los remedios vegetales, que llevan demostrando su eficacia desde tiempos inmemoriales. Dá el paso hoy a otra forma de entender la salud. Puedes prevenir y tratar de forma eficaz y natural enfermedades y dolencias sin dañar a tu organismo con medicamentos plagados de químicos, pues sabrás cómo sustituirlos por tratamientos naturales de igual eficacia.

Eso sí, siempre aconsejado por un profesional que valore contigo la fórmula más adecuada para tu problema. Las plantas son la base de los preparados medicinales y como tal, no carentes de efectos adversos.

Centro luri acupuntura y Naturopatía, desde Zaragoza.


  • Facebook Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
© 2020 Centro Luri Acupuntura. Todos los derechos reservados.
Calle Miguel Allué Salvador, 13, 1º A, 50001, Zaragoza, España.