Migraña, dolor de cabeza, y como evitarlo.


Si sufres regularmente migrañas o dolores de cabeza, hay un 95% de probabilidades de que el problema tenga su origen, en lo que pones en el plato.
El dolor es una “llamada de auxilio” con la que tu cuerpo trata de decirte que algo no anda bien. Por eso tomar un calmante es como poner una mordaza en la boca de alguien que sufre: es eficaz para evitar que grite, pero no arregla el problema de fondo.
Posibles causantes:
Carencia de magnesio

El déficit de magnesio es una de las causas más frecuentes de los dolores de cabeza y las migrañas, y tomar magnesio una de las formas más sencillas de evitarlos. El magnesio es muy eficaz para reducir la intensidad y el número de migrañas. Por tanto, si eres propenso a sufrir dolores de cabeza o migrañas, toma 600 mg de magnesio cada día durante 3 ó 4 meses (tarda un cierto tiempo en empezar a hacer efecto). Asimismo, puedes optar por las formas de mejor absorción (como el citrato). Cabe tener en cuenta, además, que el magnesio ayuda a combatir la ansiedad y mejora la calidad del sueño -algo importante cuando se sabe que el estrés y el insomnio son dos factores bien conocidos que producen dolor de cabeza-.

La sal

No es ningún secreto que el exceso de sal es perjudicial para la salud. Puede aumentar la tensión arterial, dañar los riñones o agravar una enfermedad autoinmune. Independientemente de los efectos de la sal sobre la tensión arterial (es necesario precisar que la tensión demasiado alta puede provocar también dolores de cabeza). Por tanto, ten cuidado con los alimentos muy ricos en sal: pan, queso, salsa de soja… Y por supuesto huye de los precocinados, siempre demasiado salados.

El azúcar y el arriba-abajo de la glucemia

Las personas que suelen padecer migrañas saben bien que corren un elevado riesgo de sufrir una cuando se saltan una comida. Pero no es ese ayuno lo que provoca la migraña; el verdadero problema es el desplome del nivel de azúcar en sangre. Y, ¿sabes usted qué es lo que también provoca esas caídas brutales de la glucemia? ¡Comer alimentos demasiado azucarados, es decir, de alto índice glucémico! Los alimentos con azúcares rápidos aumentan drásticamente el nivel de azúcar en sangre, lo que obliga al páncreas a responder con una secreción brusca de insulina para neutralizar esa subida repentina de azúcar en sangre: hasta llevar al organismo a una situación de hipoglucemia. Para acabar con las migrañas más persistentes a veces es necesario dejar de consumir totalmente los almidones y la fruta más dulce durante algunas semanas.

La leche y el calcio No hay ninguna duda de que la intolerancia a la lactosa puede provocar fuertes dolores de cabeza. Afecta a entre un 30 y un 50% de la población española. La buena noticia, si este es tu caso, es que con suprimir totalmente los productos lácteos empezaras a encontrarte mejor.

Se sabe desde hace mucho que demasiado calcio puede volver rígidas las arterias y provocar crisis cardíacas, pero lo cierto es que también puede provocar dolores de cabeza. La mejor prueba es que numerosos medicamentos contra las cefaleas actúan bloqueando la entrada de calcio en las células. Incluso aquellos que digieren bien la lactosa deberían ser prudentes con su consumo de leche. Y es que otra causa del dolor de cabeza algo menos conocida es el exceso de calcio. Olvida por tanto la recomendación de “tres lácteos al día” y reduzca al máximo tu consumo de leche. Estarás haciendo lo mejor para tu cabeza y tu corazón.

El gluten

Las personas que no toleran el gluten sufren por lo general graves problemas digestivos. Pero a veces esta sensibilidad al gluten lo que provoca son violentos dolores de cabeza. Si sufres migrañas o dolores de cabeza con frecuencia, deja por completo el gluten durante varias semanas y verás cómo responde tu cuerpo (especialmente tu cabeza). Un estudio reciente ha demostrado que incluso debilita peligrosamente las paredes del intestino, hasta el punto que podrían dejar pasar a la sangre bacterias y fragmentos de proteínas que “enloquecerían” al sistema inmunitario y desencadenarían síntomas dolorosos o inflamatorios por todo el cuerpo. Es la razón por la que a veces es suficiente con dejar el gluten para curar el eccema, la fatiga crónica, la depresión y, los dolores de cabeza.

El café

El caso del café es una paradoja en sí mismo. Numerosos medicamentos para combatir las migrañas contienen cafeína, lo cual es lógico ya que la cafeína es capaz de contrarrestar la migraña en un primer momento. No obstante, beber café regularmente puede ser también una causa de migraña o dolor de cabeza. Por lo general eso es lo que sucede cuando la cafeína se toma en la segunda mitad del día, en vez de por la mañana, momento en que se tolera mejor.

Otros alimentos desencadenantes

Entre el resto de desencadenantes más conocidos de los dolores de cabeza y las migrañas están por supuesto el alcohol -y la famosa resaca en caso de exceso- y los sulfitos que contiene el vino (para las personas que presentan sensibilidad a ellos). Otro “sospechoso” por excelencia es la charcutería, y más concretamente los nitritos que contienen los productos de este tipo. Pero también los quesos añejos (que contienen mucha tiramina) y el chocolate son factores que podrían desencadenar la migraña, así como una serie de alimentos que en otras circunstancias resultan absolutamente excelentes para la salud: los agrios o encurtidos, las legumbres y los frutos secos. Como no se puede suprimir todo de golpe, te animo a que hagas una prueba para detectar posibles intolerancias alimentarias si en tu caso no ha bastado con eliminar alguna de las posibles causas enumeradas anteriormente.

Últimos consejos

Quizá te hayas planteado por qué no he explicado la diferencia entre migrañas y simples dolores de cabeza. Lo cierto es que, aunque no tienen nada que ver en términos de “sensación”, las causas de ambos fenómenos son muy similares y por tanto también la forma de acabar con ellos. Por eso he creído que no tiene sentido explicar sus diferencias.

  1. Comprueba tu tasa de hierro y de vitamina D en sangre, ya que el déficit de alguna de las dos sustancias también puede provocar dolor de cabeza.

  2. Por último, aunque no el último lugar: La actividad física es tan eficaz como un medicamento y por supuesto sin efectos secundarios añadidos (excepto ponerte en forma).

Las migrañas y cefaleas son un problema muy común. De hecho, lo más probable es que, si no las padeces, seguro que conoces a alguien que sí las sufre. Por eso te invito a que compartas con ellos esta información si piensas que puede interesarles.

Seguiremos hablando de este y otros temas de interés y sobre todo de la forma mas natural y saludable de recuperar la salud.

Centro Luri acupuntura y terapias naturales, en Zaragoza.


79 vistas
  • Facebook Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
© 2020 Centro Luri Acupuntura. Todos los derechos reservados.
Calle Miguel Allué Salvador, 13, 1º A, 50001, Zaragoza, España.