La lámpara milagro


Con los años, el tratamiento de millones de personas ha demostrado que las lámparas de TDP tienen un efecto notable sobre 100 patologías crónicas. En China, la gente se refiere a la lámpara TDP como la "lámpara del milagro" debido a su increíble éxito en el tratamiento de enfermedades crónicas.

Utilizadas en medicina china, las lámparas TDP (“Teding Diancibo Pu”) son lámparas de espectro electromagnético, conocidas igualmente como lámparas minerales “energizantes” de infrarrojo profundo.

El funcionamiento de la lámpara TDP se basa en un disco de radiación (o plato) cubierto con un mineral compuesto de 33 elementos esenciales para el cuerpo humano. Activado por un sistema de calentamiento eléctrico, el plato emite ondas electromagnéticas que presentan una impresionante similitud con las ondas emitidas naturalmente por el cuerpo humano.

Numerosos estudios han demostrado que las particulares ondas infrarrojas de la lámpara TDP son muy benéficas para la salud. Utilizada sola o asociada a la acupuntura, masajes o aplicación de cataplasmas, la lámpara TDP actúa directamente en trastornos digestivos, locomotores, respiratorios, cutáneos o del sistema inmunitario, mejorando los flujos sanguíneos y energéticos.

Su efecto es inmediato en lesiones tendino-musculares, adherencias de las cicatrices, humedad interna (flemas), etc … Su poder de penetración a nivel de órganos internos la posiciona positivamente frente a las lámparas de infrarrojos convencionales. Está concebida como un elemento terapéutico de primer orden, ya que contribuye a regular las deficiencias fisiológicas y fisicoquímicas, mejora la microcirculación y acelera el metabolismo. La lámpara TDP emite ondas que al ejercer su acción sobre la célula, cambian su potencia eléctrica y su permeabilidad, acelerando el proceso de regeneración.

Desde el punto de vista de la Acupuntura, cuando el generador se pone en marcha, su espectro de frecuencia se pone en resonancia con el organismo tratado, gracias a la intermediación de los meridianos o canales.

Los recientes estudios sobre electro-biología han demostrado claramente que un campo radiante de “luz biológica” (con una gama de onda de -25 a 25um) tiene la propiedad de conseguir la resonancia con un cierto número de parámetros energéticos del ser humano. Las placas calientes de un aparato basado en esta tecnología emiten este mismo tipo de campo energético, cuya característica principal es que tiene unos picos de ondas muy precisos, estimulados por el calor del disco de radiación y sus 33 elementos.

Por otro lado, desde el punto de vista de la Medicina Occidental, la resonancia electrónica refuerza el movimiento atómico y molecular en el interior del cuerpo y crea la “reacción de calor interno”. Como podéis ver, la medicina occidental y oriental se unen -cada vez más- en sus métodos y sus objetivos.

Lámpara TDP es un dispositivo que se ha hecho hueco en la medicina tradicional china hasta convertirse en un elemento habitual de las consultas de acupuntura. Parte de este éxito se debe a que con el uso de la lámpara TDP sustituye al uso de cajas de moxa, pero no es la única ventaja que nos aporta.

El acrónimo de Tending Diancibo Pu, cuyo significado es lámpara de espectro electromagnético especial. Fue inventada por Gou Wenbin.

La historia se debe a una fábrica rural de ladrillos a base de barro negro, donde los trabajadores pese a encontrarse en condiciones extremas de temperatura (frío, calor) y humedad presentaban una muy baja incidencia de enfermedades. Tras estos datos estadísticos anormales se realizó una investigación que dictaminó que el motivo de esa feliz anomalía se debía a la composición de elementos de la tabla periódica de dicho barro negro, y a su emisión de una frecuencia de calor que se encontraba dentro del espectro del infrarrojo entre las 2 y 50 µm de longitud de onda. Recordemos que la combustión de la artemisa vulgaris en forma de moxa se encuentra entre 4 y 14 µm, por lo cual es bastante similar. Estas frecuencias serían idénticas al espectro que emite el cuerpo humano.

Con este barro se confecciona el elemento fundamental de la lámpara TDP, la placa cerámica. De la composición secreta de la placa sabemos que está compuesta por 33 elementos de la tabla periódica de los cuales sólo se conocen 26: aluminio, antimonio, arsénico, azufre, bario, boro, cadmio, calcio, carbono, cinc, circonio, cromo, cobalto, cobre, estaño, fósforo, magnesio, manganeso, molibdeno, níquel, selenio, silicio, sodio, yodo y titanio.

Una lámpara TDP está compuesta de una resistencia que genera un calor entorno a los 46º centígrados, la cual calienta una placa cerámica compuesta de ese barro negro, que absorbe el calor y emite la frecuencia infrarroja con una capacidad de penetración entorno a los 2,5 cm.

Lámpara TDP Cabezal –

Ha demostrado ser un gran aliado en la artritis, dolor muscular, lesiones tendino-musculares, migrañas, tiene efecto antiinflamatorio, acelera los procesos regenerativos en general y la cicatrización, tonifica la energía y la inmunidad, ayuda a la eliminación interna de humedad y flemas, mejora la microcirculación, etc.

En estética resulta una terapia maravillosa para tratar las manchas en manos y cara, resultado de la edad, excesos de sol y desequilibrios en la pigmentación.

El tratamiento se realiza con la lámpara TDP encendida y ya caliente, enfocando su calor a unos 25 cm de distancia aproximadamente a la zona a tratar. El tiempo de aplicación puede variar entre 15 y 45 minutos, pudiendo realizarse aplicaciones diarias (1 o dos veces) durante 7/10 días (Según problema a tratar).

Salud amigos míos.

Centro luri acupuntura y terapias naturales. Desde Zaragoza.


146 vistas
  • Facebook Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
© 2020 Centro Luri Acupuntura. Todos los derechos reservados.
Calle Miguel Allué Salvador, 13, 1º A, 50001, Zaragoza, España.